Lujo emocional

Las marcas de lujo que no practican el consumo de sensaciones no son lujo emocional. Y qué entendemos por Lujo emocional. Como dijo en una entrevista Gilles Lipovetsky, el conocido pensador que suele hacer la sesión inaugural del PSUL, “HOy uno no se va de viaje para decir a dónde se fue, sino para obtener emociones de ese lugar”. Para él, el lujo eterno es el lujo emocional. 

Lujo emocional | Estrategias de lujo

Nunca antes la sofisticación había estado tan cerca de la austeridad y la naturaleza. Realmente, nos encontramos ante una vuelta a lo esencial. Esto es, a la armonía, al equilibrio… Como dice Lipovetsky “han ganado por la mano a la exigencia de la ostentación y del reconocimiento social: la época contemporánea ve afirmarse un lujo inédito, un lujo emocional que sustituye la primacía de la teatralidad social por la de las sensaciones íntimas”.

“Hipermodernidad” es lo que el denomina a la época donde el lujo es el elemento por excelencia de distinción social, una vez que ha entrado en la esfera del hiperconsumo, en la que cada vez se consume más simplemente por la satisfacción que produce. Esta tendencia tiene su reflejo en los nuevos productos que lanzan las marcas al mercado. Ahora los consumidores pueden encontrarse aguas embotelladas como cualquier perfume, con extras de oxígeno y mineralizadas con oro y plata. La noruega Voss, la Cluss Juice de Tasmania o el agua Ogo son algunas marcas que comercializan aguas a precios de perfumes. Esta oferta de aguas no es más que un nuevo concepto de consumo: el lujo emocional. Digamos que no sólo se busca la vivencia para poder contarla si no sentir a través de lo consumido.

Lujo emocional | Estrategias de lujo

El Lujo de nuestro tiempo mima el interior de las personas, cuerpo y mente. De ahí también el auge de los SPAs y centros de belleza. Técnicas muy novedosas que combinan servicios y cuidados para descontaminarse del stress y de las tensiones de las metrópolis.Sensaciones y emociones para vivirlas y ser contadas.

El consumidor emocional ya ha pedido paso, es ya una realidad. Decimos adiós a la ostentación para dar paso al flujo de sensaciones.La hipermodernidad nos lo exige: relojes deténganse.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Facebook Estrategias de Lujo Twitter EstrategiasLujo